(Die Tagespot/InfoCatólica) Mosn. Joseph Naumann, arzobispo de Kansas, dejó la presidencia del Comité para la Protección de la Vida de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos en noviembre de 2020. Sin embargo, este hombre de 73 años no ha reducido su compromiso con la protección de la vida. Por el contrario, desde que «Roe vs. Wade», la controvertida sentencia histórica sobre el aborto de 1973, ha pasado a la historia, los acontecimientos se han precipitado para Naumann, que nació en St. Louis (MIssouri)

El hecho de que los estados de EE.UU. puedan volver a promulgar sus propias leyes sobre el aborto tiene consecuencias directas para el estado de Kansas, donde ejerce como arzobispo desde 2005. Lleva semanas haciendo campaña a favor de una enmienda a la Constitución del Estado titulada «Valoradlos a ambos». De este modo, se afirma que ningún «derecho» al aborto puede derivarse de la Constitución. La votación de la enmienda está prevista para principios de agosto. Si los antiabortistas tienen éxito, podrían introducirse en el parlamento nuevas leyes de aborto más estrictas. Hasta ahora, el aborto está permitido en Kansas hasta la semana 22 de embarazo.

El «Tagespost» se puso en contacto telefónico con el arzobispo, que sigue siendo miembro del comité provida. Es el final de la tarde en Alemania, las 10 de la mañana en Kansas City. Aunque Naumann todavía tiene algunas citas por delante, tarda más de una hora en conversar.

Excelencia, ¿se convertirá el 24 de junio en el nuevo día festivo de los provida de América?

Sin duda sería un mejor momento para reunirse que el 22 de enero, cuando se celebra la Marcha por la Vida anual. Pero no puedo decir si el liderazgo del movimiento pro-vida cambiará eso.

El 24 de junio es un día histórico, ya que la Corte Suprema de Estados Unidos anuló la controvertida sentencia Roe contra Wade y permitió a los estados aprobar sus propias leyes sobre el aborto. ¿Está satisfecho con eso?

Por supuesto, he acogido con satisfacción la decisión de la Corte Suprema. Al hacerlo, los jueces siguen la Constitución estadounidense. Durante décadas, incluso los juristas que apoyan el aborto en principio han admitido que el caso Roe v. Wade no fue una decisión plausible. El presidente de la Corte Suprema ha sostenido que no hay nada en la Constitución sobre el «derecho» al aborto, por lo que corresponde a los legisladores actuar. En mi opinión, la  Corte Suprema ha tomado así una decisión muy meditada. Aunque algunos activistas provida esperaban que se diera un paso más.

¿En qué sentido?

Algunos juristas esperaban que la Corte Suprema declarara inconstitucional el aborto. Después de todo, la 14ª Enmienda de la Constitución subraya explícitamente el derecho fundamental de todo ser humano a estar bajo la protección de la ley. El tribunal no fue tan lejos. Pero ya han visto cómo los medios de comunicación seculares han reaccionado a esta decisión. Tergiversan las cosas y no son objetivos.

Sólo los jueces conservadores se sumaron a la opinión mayoritaria; los progresistas la rechazaron. Sin embargo, el presidente del tribunal, John Roberts, rompió filas: al evaluar el caso subyacente, estuvo de acuerdo con la mayoría, pero no habría tocado «Roe contra Wade». Incluso habla de un «derecho constitucional» al aborto. ¿Qué le parece?

Me decepcionó el voto de John Roberts. Me temo que incluso los Presidentes de los Tribunales no son inmunes a las presiones. Roberts había previsto lo que ocurriría si el tribunal anulaba el caso Roe v. Wade, y eso le convenció. Ahora hay protestas de los defensores del aborto, combinadas con la exigencia de aumentar el número de jueces de la Corte Suprema. Estas son las consecuencias que Roberts probablemente temía y de las que quería proteger al Tribunal.

Lo que importa es que está de acuerdo en que la prohibición del aborto en Mississippi después de la 15ª semana de embarazo es constitucional. En sí mismo, eso sería un importante paso adelante. Pero afortunadamente, incluso sin ella, los jueces votaron por mayoría para anular el caso Roe contra Wade.

Es comprensible que el movimiento provida esté saboreando este momento. Pero también hay voces que llaman a la humildad y nos recuerdan que ahora debemos trabajar para proteger la vida de la madre y del niño. ¿Cómo se puede lograr esto?

En primer lugar, es importante asegurarse de que se cumpla la decisión de la Corte Suprema. Un papel importante será el que desempeñen los políticos que ganen las próximas elecciones. Si los provida ganan la mayoría en ambas cámaras del Congreso y el presidente también apoya el aborto, intentarán introducir el acceso federal al aborto. Pero también debemos redoblar nuestros esfuerzos para ofrecer el mayor apoyo posible a todas las mujeres que pasan por embarazos difíciles. No se trata sólo del niño, sino también de la madre. En todo el país hay ya casi 3.000 centros de conflicto para embarazadas, que atienden a medio millón de mujeres al año, una red que no existía en 1973.

¿Cuál es el papel de la Iglesia Católica en esto?

Hace unos años, los obispos estadounidenses lanzaron la campaña «Caminando con las madres necesitadas». Por ello, se pide a todas las diócesis y parroquias que se acerquen a las mujeres en conflicto con el embarazo y les informen de la ayuda disponible. Otro aspecto importante es la atención pastoral después de un aborto. El debate público expone las heridas que sufren las mujeres tras un aborto. Las clínicas abortistas no quieren saber después el arrepentimiento y el sufrimiento de las mujeres cuando se dan cuenta de lo que han hecho. Tenemos que mostrar que hay ayuda y curación para los que sufren por su decisión.

¿Le preocupa que algunos republicanos vayan demasiado lejos en su esfuerzo por llevar el número de abortos a cero? En el estado de Luisiana, por ejemplo, se intentó perseguir a las mujeres si abortaban a su hijo.

Esto, por supuesto, le hace el juego a los antiabortistas que siempre han dicho que los antiabortistas quieren meter a las mujeres entre rejas. De hecho, no conozco un solo caso anterior a 1973, cuando el aborto era ilegal en la mayoría de los estados, en el que una mujer haya ido a la cárcel por ello. Las leyes que penalizan el aborto no se dirigen a las mujeres, sino principalmente a los proveedores de abortos. Y eso es cierto. Son ellos los que se aprovechan de las mujeres y de su situación. Es bien sabido que los abortistas suelen estar completamente desesperados. La Iglesia no tiene interés en perseguir a las mujeres que han abortado.

Pero en EE.UU. apenas hay permisos pagados para las mujeres embarazadas y las madres, y las ayudas económicas para los padres son escasas. ¿No tendrían los legisladores que hacer algo al respecto?

Me parece bien todo lo que ayude a las mujeres trabajadoras a trabajar sin descuidar su capacidad de procrear. Pero la realidad es que las empresas estadounidenses están a favor de los abortos porque así las mujeres no tienen que pedir la baja. Este es un rasgo muy malo de nuestra cultura. Hay empresas que pagan a sus empleadas para que se desplacen a otro estado si no hay clínicas de aborto en el suyo. Pero no ofrecen ayuda económica si una mujer decide tener su hijo. Tenemos que hacer más. Pero necesitamos ambas cosas: leyes, por un lado, y medidas de ayuda y apoyo, por otro.

Según las encuestas, incluso los católicos están divididos en la cuestión del aborto. ¿Por qué? ¿Y cómo se puede cambiar esto?

Hay que mirar más de cerca esas encuestas. Algunos distinguen entre los católicos practicantes que van a la iglesia los domingos y los no practicantes. Entonces surge una imagen completamente diferente. Muchos de los que se consideran católicos están bautizados pero no forman realmente parte de la Iglesia. Están formados por la cultura y la sociedad. Incluso dentro de la Iglesia, los católicos suelen estar más influenciados por los medios de comunicación seculares que por la propia Iglesia. Aquí tenemos que hacer un trabajo de educación con nuestros propios seguidores. A los que no participan activamente en la vida de la Iglesia, tenemos que evangelizarlos y ayudarlos a encontrar la verdad.

Joe Biden, el actual presidente de Estados Unidos, se sale de lo común: está influenciado por su fe católica y asiste a misa con regularidad. Personalmente, se opone al aborto, pero como político representa la agenda abortista de los demócratas. ¿Cuál es su posición al respecto?

El presidente Biden dice ser un católico devoto, pero no queda muy claro por sus acciones. En mi opinión, utiliza el rosario y su asistencia a misa para presentarse como un católico fiel. Si se observa la carrera de Joe Biden, se ve que siguió la política demócrata, no la enseñanza de la Iglesia. Se ha ido al extremo, y ahora incluso quiere utilizar todos los fondos federales para continuar con los abortos legales en los Estados Unidos. No puedo mirar en la conciencia del hombre. Pero su fe me parece que juega un papel menor. Lo que le mueve es lo que cree que es políticamente necesario para salir adelante. Me preocupa la cantidad de gente a la que está engañando. Por lo tanto, adopto la posición de que si el presidente es íntegro, debería abstenerse voluntariamente de recibir la comunión.

La cuestión de si los políticos que apoyan el aborto deben recibir la comunión ha sido muy debatida durante algún tiempo. Algunos obispos de EE.UU. incluso argumentaron que Biden debería ser excluido de ella….

Desde luego, nunca he dicho eso. Su obispo es responsable de esa decisión. Pero Joe Biden sabe lo que es correcto en este sentido. No hay excusa. No debería seguir presentándose como un católico devoto. Al hacerlo, está reclamando el papel de los obispos para sí mismo. Y enseña a la gente: yo apoyo el aborto legal y al mismo tiempo soy un católico devoto, así que tú también puedes. Los políticos cruzan una línea cuando hacen alarde de su fe católica y defienden tal maldad.

Otro ejemplo es Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Recientemente recibió la comunión en una misa papal en el Vaticano. Aunque el Papa Francisco condena repetidamente el aborto, parece tener un enfoque diferente. La Iglesia y los obispos deben actuar pastoralmente, de lo contrario se convierten en políticos, dijo recientemente….

Es triste cómo se comportó tanto con el presidente Biden como con Nancy Pelosi. No creo que el Papa entienda a los Estados Unidos más de lo que entiende a la Iglesia en los Estados Unidos. Sus asesores y la gente que le rodea le han desinformado completamente al respecto. Por supuesto que tenemos que ser pastorales. Pero no es pastoral decirle a alguien que es un buen católico y que por supuesto puede comulgar cuando esa persona ha cometido un mal grave. El hecho de que el Papa recibiera a Pelosi fue explotado políticamente. Al hacerlo, Francisco está haciendo exactamente lo que advierte a los demás.

¿Describiría como difícil la relación entre los obispos estadounidenses, mayoritariamente conservadores, y el Papa, percibido como más progresista?

En primer lugar, los términos «progresista» y «conservador» no me parecen realmente adecuados para describir a la Iglesia. Y tampoco son útiles cuando se trata de obispos y papas. Es una forma de hablar política que no refleja lo que es la Iglesia. Creo que los obispos estadounidenses han mostrado un gran respeto por el Papa Francisco. En su mayoría han aplaudido sus acciones y lo que defiende. Los obispos de este país también acogen de forma abrumadora su interés por ayudar a los pobres y a los inmigrantes. Por lo demás, de nuevo, creo que el Papa ha estado mal informado en muchos aspectos.

Usted presidió el comité provida de los obispos estadounidenses durante la presidencia de Trump. A diferencia de Joe Biden, Donald Trump como presidente siempre defendió la protección de la vida. Los críticos consideraron que se trataba de una estrategia para conseguir los votos de los conservadores. ¿Cómo califica la gestión de Trump en este asunto?

No puedo mirar en su conciencia, pero creo que lo que ha hecho sobre el aborto es ejemplar. La Corte Suprema no habría fallado como lo hizo sin los nombramientos judiciales de Trump. Lo que le motivó a hacerlo es algo sobre lo que otros pueden especular. Es una persona complicada, que suscita fuertes emociones tanto en sus partidarios como en sus oponentes. Personalmente, no estoy de acuerdo con todas sus posiciones. Pero sobre la protección de la vida, tengo que admitir que ha hecho algo que pocos habrían tenido la fuerza o el valor de hacer. Pero es un político. Creo que la Iglesia estadounidense ha manejado esto muy sabiamente desde el principio: No apoyamos a los políticos ni a los partidos, pero apoyamos sus acciones en algunos temas.

¿Está de acuerdo en que Trump ha dejado en muy mal lugar al movimiento provida en su conjunto y quizás incluso le ha hecho un flaco favor? Considere las recientes revelaciones sobre su comportamiento el 6 de enero de 2021, día del Capitolio.

Como he dicho antes, es una persona complicada. No estoy seguro de que haya dejado en evidencia al movimiento provida. En lo que respecta al aborto, sus acciones merecen ser reconocidas. También hay mucho teatro político en torno a la revalorización del 6 de enero. Por supuesto, no apruebo lo que sucedió ese día, pero tenemos problemas más grandes en los Estados Unidos.

¿Protestas violentas de los antiabortistas, por ejemplo? Ya hubo después de que se filtrara a los medios de comunicación un borrador de la reciente sentencia judicial en mayo. ¿Por qué apenas queda espacio para un discurso civilizado sobre la cuestión?

Los activistas del aborto no se han hecho ningún favor con su reacción extrema y odiosa. Es un elemento disuasorio para la mayoría de los ciudadanos. Desgraciadamente, estamos asistiendo a algunos acontecimientos inquietantes en Estados Unidos, sobre todo a una creciente polarización de nuestra cultura y sociedad. Pero esta es una de las trágicas consecuencias de 50 años de aborto legal. Los medios de comunicación y la industria del entretenimiento han convencido a la población secular de que no podemos vivir sin la opción de matar a nuestros propios hijos.

Pero no es sólo el tema del aborto lo que divide al país. La Corte Supre,a ha tomado recientemente varias decisiones controvertidas, por ejemplo sobre la protección del clima o los derechos de las armas. ¿Tenemos que temer pronto una nueva guerra civil?

Espero que la palabra guerra civil esté demasiado lejos y que no lleguemos a ese punto. Pero tienes razón, la división en Estados Unidos está relacionada con varias disputas culturales. En el pasado, nuestro país siempre ha conseguido mantenerse unido al final. Ya hubo una guerra civil, esperemos que no haya una segunda. Aunque la Guerra Civil fue importante porque al final se abolió la esclavitud. La protección de la vida humana inocente es, sin duda, algo por lo que merece la pena luchar. Pero espero que luchemos esta batalla con la ayuda de la educación, con los esfuerzos pastorales, con el compromiso de las buenas leyes, así como con la ayuda de la oración. Estas son las armas que la protección de la vida debe utilizar.

¿Cree que es posible obtener un mayor apoyo de todos los partidos para ello?

Eso esperamos, por supuesto. Y el apoyo de todos los partidos estaba ahí al principio, muchos demócratas estaban a favor de la vida. Desgraciadamente, fueron expulsados del partido porque los demócratas se radicalizaron sobre el aborto. El pasado demuestra que en Estados Unidos no se resuelve un problema sin el consenso de ambos partidos. Ya ocurrió con el movimiento por los derechos civiles. Ambos partidos rechazan toda discriminación y prejuicio racial. Al final, tendremos que encontrar un consenso entre los partidos si queremos sobrevivir como nación a largo plazo.

¿Cómo debe lograrse?

La única manera es que los votantes rechacen a los políticos que apoyan leyes que permiten que se mate a nuestros propios hijos. Si eso se consigue, los partidos empezarán a replantearse sus prioridades. Desgraciadamente, el sistema electoral de Estados Unidos favorece que las alas extremas de los partidos tomen el control. Si seguimos así, nos desviaremos cada vez más del camino.

Publicado originalmente en Die Tagespot

Traducido por InfoCatólica

Mons. Naumann sobre el Papa: Es triste cmo se comport tanto con el presidente Biden como con Nancy Pelosi